Significado del mantra om mani padme hung

Nubpa Rinpoche

cuando recitemos el mantra om mani padme hung, no debemos pensar en nuestro propio cuerpo ordinario que normalmente tenemos. Debemos imaginar y visualizarnos como Chenrezig o el Buda de la Compasión. Cuando podamos visualizar nuestro cuerpo como Chenrezig, esto nos ayudará a deshacernos de nuestra identificación con nuestro cuerpo ordinario. Así, nuestra idea de aferrarnos y afianzarnos a nuestro cuerpo ordinario cesará. A través del poder de visualizarnos como deidad, nos ayudará a purificar mucho de nuestro karma negativo que hemos acumulado a través del cuerpo.

En nuestra vida diaria, hablamos con normalidad y chismorreamos mucho. A través de eso, acumulamos muchas acciones negativas del habla. Al recitar el mantra om mani padme hung, que es el habla de Chenrezig, nos ayudará a purificar mucho karma negativo que hemos acumulado a través del habla.

Normalmente, nuestra mente está ocupada con diferentes tipos de pensamientos conceptuales. Cuando somos capaces de descansar nuestra mente en el amor y la compasión durante la recitación del mantra, somos capaces de purificar mucho karma negativo que hemos acumulado a través de la mente. A través de este tipo de práctica, somos capaces de purificar el karma negativo que hemos creado a través de nuestro cuerpo, habla y mente.

Anteriormente mencionamos que si somos capaces de deshacernos de las causas del sufrimiento, no experimentaremos el resultado del sufrimiento. La razón por la que podemos librarnos de nuestro sufrimiento es porque estamos tratando de prevenir o deshacernos de las causas que traen sufrimiento. En el texto se ha mencionado que si recitamos el mantra de las seis sílabas om mani padme hung, podrá ayudarnos a cerrar las puertas de los seis reinos de la existencia cíclica. ¿Por qué es así? Si somos capaces de erradicar las causas que nos llevan al nacimiento en los seis reinos, no hay manera de que renazcamos en los seis reinos.

Hablando en términos generales, en la tradición del Vehículo Vajra se ha mencionado que la práctica del Vehículo Vajra es muy profunda y muy efectiva. Sin embargo, si es profunda o efectiva depende enteramente de si el practicante está dispuesto a enfrentar dificultades y a realizar continuamente la práctica. No importa qué tradición sigamos, si el resultado es efectivo o no depende enteramente de si el individuo aplica o no el método en el Sendero.

Uno de los grandes maestros tibetanos, Pachung Rinpoche, dijo que aunque el mantra de las seis sílabas om mani padme hung es muy profundo y efectivo, no será profundo y efectivo si lo recitas con una mente distraída y tus ojos mirando a diferentes lugares, y así sucesivamente. Simplemente recitar el mantra con la boca no te dará ningún resultado efectivo. Nuevamente, si preguntas cómo podemos practicarlo, Pachung Rinpoche dijo que la unión de todos los Budas es Chenrezig, toda la unión de los yidams es Chenrezig y toda la esencia del Dharma es el mantra de seis sílabas om mani padme hung. Entonces, toda la esencia de la etapa de creación y perfección se logra a través de la bodhicitta.

¿Cómo se puede entender que Chenrezig es la personificación de toda los yidams o de todo Buda? Es debido al hecho de que todo Buda alcanzó la Iluminación a través de la unión de la vacuidad y la compasión. No hay otro Buda que haya alcanzado la Iluminación sin tener esta unión de vacuidad y compasión. Por lo tanto, se puede entender que la esencia completa de todos los Budas es la misma, no hay diferencia.

Cuando imaginamos a Chenrezig, no deberíamos imaginar que Chenrezig está hecho de cobre o de barro, ni la imagen de Chenrezig, o la pintura de thanka, y así sucesivamente. No deberíamos imaginar de esta manera. Más bien, deberíamos entender que Chenrezig es un bodhisattva de Buda que puede manifestarse en muchas formas para domar y ayudar a los seres sintientes. La razón por la que digo esto es que cuando miras a Chenrezig, tiene muchas formas: Chenrezig con dos brazos, cuatro brazos o con mil brazos y ojos. Chenrezig también se manifiesta en forma humana. Por ejemplo, en el Tíbet, el Rey Songtsen Gampo fue la manifestación de Chenrezig, y en la actualidad, Su Santidad el Dalai Lama también es la manifestación de Chenrezig en forma humana.

Cuando observas todo esto, llegarás a la conclusión de que Chenrezig no es una entidad única, sino que tiene muchas formas y manifestaciones diferentes. Cada ser sintiente posee la Naturaleza Búdica o la semilla para alcanzar la Iluminación. Esa semilla o Naturaleza Búdica es la cualidad de una compasión fuerte o intensiva que ya está presente. En este momento, nuestra gran compasión no se ha manifestado; sin embargo, una vez que nuestra gran compasión se manifieste, nosotros mismos tampoco somos diferentes del bodhisattva Chenrezig. Nos visualizamos como Chenrezig porque también tenemos la semilla para alcanzar Chenrezig. Tenemos la completa cualidad de Chenrezig dentro de nuestra Naturaleza Búdica. Por lo tanto, es apropiado visualizarnos como Chenrezig.

En una historia de vida, se dice claramente que si intentas concebir o comprender las cualidades de Chenrezig, es inimaginable. Puedes contar el número de granos de arena en el río Ganges, pero puede que no puedas contar todas las buenas cualidades de Chenrezig. También se dice que si un animal escucha solo el sonido del mantra de seis sílabas, no renacerá en los reinos inferiores, sino que renacerá en un reino superior. El animal que está a punto de morir, cuando recitas el mantra de seis sílabas om mani padme hung y soplas ese aire sobre el animal, este animal no renacerá en los tres reinos inferiores, sino que renacerá en la Tierra Pura.

Luego, uno puede preguntar quién ha declarado todas estas cualidades de Chenrezig y los beneficios de las seis sílabas y así sucesivamente. Por supuesto, todo esto está claramente declarado en los textos colectivos del propio Buda. Si tratamos de elaborar sobre las cualidades de Buda, puede ser muy extenso. Pero todo esto se resume en una sílaba: ah. Toda la enseñanza del Buda se puede resumir e incluir en la sílaba ah. Una forma de entender el poder y el significado de este mantra de seis sílabas es que om simboliza el cuerpo completo del Buda. mani padme simboliza el habla del Buda completo porque en él cada sílaba contiene la sílaba ah. hung simboliza la mente del Buda completo. Entonces, se puede decir que el cuerpo completo, el habla y la mente del Buda están incluidos en este mantra de seis sílabas om mani padme hung.

Otra forma de explicarlo es que mani significa la joya que otorga deseos. padme es el loto. Así que el loto y la joya que otorga deseos son los adornos que posee Chenrezig. Chenrezig sostiene la joya que otorga deseos, lo que simboliza que está dispuesto a cumplir los deseos de todos los seres sintientes. La mano de Chenrezig sostiene una flor de loto. Esto simboliza que está libre de cualquier tipo de impureza. Su mano derecha sostiene un rosario de mala de cristal. Esto simboliza que libera a todos los seres vivos. Cuando recitamos el mantra de seis sílabas, nos ayuda a no generar nuestros seis venenos: apego, ira, ignorancia, envidia, orgullo y miseria. Esto nos ayudará a deshacernos de nuestros seis tipos de aflicciones mentales.

La razón por la que se dice que al recitar el mantra de seis sílabas nos ayudará a cerrar las puertas de los seis reinos de existencia es porque estamos erradicando las causas de renacer en los seis reinos de existencia. Mientras recitamos el mantra, es importante cultivar la bondad amorosa y la compasión, la bodhicitta convencional. Y sobre la bodhicitta convencional, es importante descansar nuestra mente en el estado natural de nuestra propia mente, que está libre de elaboraciones.