Khenpo Samdup Rinpoche

Imagen de Khenpo Samdup Rinpoche Khenpo Samdup Rinpoche

Khenpo Samdup Rinpoche nació en Tíbet y es un estudiante de larga data de Su Eminencia Garchen Rinpoche. Estudió la filosofía de las cuatro escuelas del budismo tibetano bajo numerosos khenpos, como Khenpo Munsel y Khenpo Jigme Phunsok. Enseñó durante cinco años en el Kagyü College en India, fundado por Chetsang Rinpoche, de quien recibió las vastas enseñanzas y transmisiones del linaje Drikung Kagyü. Escribió un comentario sobre La Única Intención de Jigten Sumgön, uno de los textos filosóficos significativos del linaje Kagyü. Actualmente, es el maestro de Dharma en Gar Drolma Choling en Dayton, Ohio, EE. UU.

Khenpo Samdup Rinpoche sobre su propia historia:

Nací en Kham, en la región de Nangchen del este de Tíbet. Cuando tenía siete años, recibí los votos de Refugio de Garchen Rinpoche y, a los doce años, fui ordenado como monje. Aprendí a realizar danzas lamas y pujas, a tocar diversos instrumentos musicales, y más. Durante tres años, viajé cada invierno con Rinpoche visitando más de 15 pueblos diferentes para llevar a cabo grandes prácticas de realización, o drubchens. Durante los veranos, nos retirábamos en el monasterio de Gargon. Poco después, tuve la gran fortuna de viajar con mi amable lama raíz, Garchen Rinpoche, a Amdo, donde conocí a otro lama extraordinario y altamente realizado, el venerado maestro Dzogchen Khenpo Munsel. De este gran maestro pude recibir instrucciones directas sobre la naturaleza de la mente. A través de estas experiencias, descubrí que mi mente había sido profundamente transformada.

Imagen de Khenpo Jigme Puntsok Khenpo Jigme Puntsok

Más tarde, escuché sobre las grandes cualidades del maestro Khenpo Jigme Puntsok y surgió en mí un fuerte anhelo por conocerlo. Así que, poco después, emprendí un desafiante viaje solo al monasterio de Khenpo Jigme Puntsok en Amdo, con la esperanza de poder dedicarme finalmente al estudio, la contemplación y la meditación. Estaba a una gran distancia y, en ese momento en Tíbet, las condiciones de las carreteras eran muy malas, por lo que muy pocas personas viajaban por esa ruta. Me llevó más de un mes llegar allí. Cuando llegué, descubrí que era mucho más joven que la mayoría de los monjes y tenía grandes dificultades para entender y comunicarme debido a que mi dialecto era muy diferente. En ese momento, prácticamente no había nadie de mi región allí, así que estaba bastante solo y sin amigos. Hay muchas historias divertidas que podría contar de esos tiempos, pero no entraré en eso aquí.

Sin embargo, logré reunirme con Khenpo Jigme Puntsok y recibí muchas instrucciones esenciales, empoderamientos y enseñanzas. También pude recibir enseñanzas sobre casi todos los Doce Grandes Textos de su principal discípulo, Khenpo Tsultrim Lodro. Permanecí en el lugar de Khenpo Jigme Puntsok durante más de cuatro años.

Antes de mi experiencia con Khenpo Munsel, tenía fe y devoción, pero me faltaba comprensión. Y para comprender el profundo significado de las prácticas basadas en las instrucciones esenciales, es importante desarrollar certeza con respecto al significado de las enseñanzas sobre El Camino Medio. Ahora sabía que mi práctica del Dharma se basaba en la fe ciega, así que a partir de este punto me interesé especialmente en el estudio de la filosofía budista, y en particular en los temas de lógica budista, razonamiento y las enseñanzas sobre El Camino Medio. Llegué a comprender que a través del estudio y la contemplación surge una fe basada en la razón. El objetivo principal del budismo es alcanzar el estado de liberación y la omnisciencia completa, y el camino que logra ese objetivo es la conducta del amor y la compasión, y la bodhicitta, junto con la visión de la vacuidad y la interdependencia kármica. Me sentí decidido a aplicarme a la práctica del estudio, la contemplación y la meditación.

Sin embargo, mis propios estudios aún no habían terminado. Más tarde, estudiaría durante cuatro años en Dzogsar Shedra y luego asistiría a Kagyü College, donde obtuve un título de posgrado y enseñé durante cinco años”.